El Arenal forma junto a las Siete Calles el corazón de Bilbao. De hecho, el Arenal está considerado el mejor punto de acceso al Casco Viejo de Bilbao, sobre todo si se viene desde la Plaza Circular a través del puente del Arenal, ya que nos permite observar algunos de los edificios más emblemáticos de Bilbao.

Origenes del Arenal (Bilbao)

Origenes del Arenal (Bilbao)

El nombre del Arenal proviene del lugar donde antiguamente la ría depositaba sus arenas, formando una antigua playa que se extendía desde la orilla derecha de la ría hasta donde actualmente está situado el Museo Arqueológico. Era una zona muy utilizada por los antiguos pescadores de Bilbao para varar sus embarcaciones. Con el transcurso del tiempo y la progresiva ganancia de terrreno a las mareas hizo que, en el siglo XV, el Arenal fuera ya el centro de Bilbao. Era también el lugar donde se celebraban los acontecimientos políticos y festivos. Además, permitió que en 1483 apareciera el primer ensanche de Bilbao, mediante la fomración de los arrabales de Ascao y San Nicolás, y siglos más tarde las actuales calles Correo y Bidebarrieta.

En el Arenal está situado el tercer puente que ha cruzado la ria (el primero fué el puente de San Antón y el segundo el puente colgante de San Francisco). El puente del Arenal fué construido en 1847 e inicialmente fue bautizado como puente de Isabel II. El proyecto del puente del Arenal fue muy importante para la época en que se realizó, ya que permitia comunicar el antiguo Bilbao con la nueva zona de Abando.

Al igual que otros muchos edificios de Bilbao, sufrió las consecuencias de la guerra y fue destruido en dos ocasiones. Cruzando el puente del Arenal se puede observar el Teatro Arriaga, la estación de Feve y el «Rascacielos de Bilbao«.

Foto del Arenal y del Puente del Arenal (Bilbao)

Foto del Arenal y del Puente del Arenal (Bilbao)